Una mejor alimentación en 2019

Mejorar nuestra alimentación nos puede ayudar de muchas formas. Presentamos unos consejos sencillos para conseguir este propósito el año 2019.

Consejor para mejorar nuestra alimentación

La alimentación, junto con el tratamiento y la actividad física, es uno de los pilares fundamentales para mantener la diabetes a raya. Hay que recordar que una persona con diabetes puedes comer de todo, igual que cualquiera, pero debe controlar la ingesta de hidratos para evitar un aumento descontrolado e innecesario de los niveles de glucosa en sangre.

Aunque destacamos la alimentación como algo de vital importancia para las personas con diabetes, no debemos olvidar que también lo es para todas las personas sin importar su condición. Una buena alimentación nos ayuda a prevenir enfermedades, a reducir el estrés, a fortalecer los huesos y los músculos… en definitiva, a estar más sanos.

Por este motivo, hemos hecho una pequeña lista con algunos consejos para que este año mejoremos en aquellas cosas relacionadas con la alimentación que quizás hemos descuidado últimamente o que directamente desconocemos. Como siempre decimos, ante cualquier modificación de la dieta siempre es recomendable consultar primero con nuestro médico especialista.

Recomendaciones para mejorar nuestra alimentación

Es probable que en esta lista encontréis cosas que ya sabéis, pero en un país donde el 40% de la población tiene sobrepeso y más del 20% padece obesidad, y que está en los puestos de cabeza en cuanto a obesidad infantil en Europa, todavía hay mucha gente que no sigue unas pautas básicas para alimentarse de forma más saludable.

Esto viene provocado, principalmente, por dos factores: una mala alimentación y malos hábitos como el sedentarismo. Sobre los beneficios de la actividad física hemos hablado largo y tendido en Soluciones para la Diabetes, así que hoy vamos a centrarnos en la alimentación:

  • Aprovecha la dieta mediterranea: Vivimos en un país con una riqueza y variedad de alimentos increíble y envidiada por muchos. El aceite de oliva, las frutas y verduras, las legumbres y los cereales son pilares básicos de nuestra alimentación, y debemos aprovechar para disfrutar de su sabor y sus beneficios.
  • Come en función de tus necesidades: Hay que controlar lo que comemos y equipararlo a nuestro gasto energético para evitar subir de peso. En caso de que quisiéramos perderlo, y siempre bajo la supervisión de un especialista, tendríamos que adaptar nuestra ingesta calórica para situarla por debajo del gasto energético. Lo mismo ocurriría si hiciéramos mucho ejercicio, siempre tendremos que adaptarnos a nuestras necesidades.

Beber agua es muy beneficioso para la salud

  • Bebe agua, mucha agua: Estamos hechos de agua en un gran porcentaje, y sorprende ver que hay gente que consume muchos otros líquidos y apenas se hidrata con agua. Ya hemos hablado de las ventajas del agua, así que no te olvides de ella. Por supuesto, cuantas menos bebidas azucaradas consumas mejor.
  • Come menos y más veces: No siempre se puede, a veces tenemos mucho trabajo y no podemos parar, pero es recomendable hacer más comidas para evitar los atracones por tener demasiada hambre. Se puede picar entre horas, hay muchas opciones sanísimas que nos ayudarán a mejorar nuestra alimentación y saciarán nuestro apetito hasta la siguiente comida.
  • No te olvides de la fruta y la verdura: Fuentes de vitaminas y minerales, fibra y antioxidantes naturales, hay una enorme variedad en función de la época del año. Son alimentos muy sanos, su aporte calórico suele ser muy bajo y te ayudarán a prevenir un sinfín de enfermedades.
  • No abuses de la carne roja: No es que no se pueda comer, pero sí que hemos de controlar su consumo. Además de los problemas medioambientales que provoca el consumo excesivo de carne a nivel global, hay estudios que demuestran que ciertas patologías están relacionadas con este tipo de alimento: desde diabetes hasta problemas cardiovasculares. Obviamente, mejor evitar los procesados.

Cocinar puede ser algo divertido

  • Cocina siempre que puedas: Volvemos a la falta de tiempo, lo sabemos, pero siempre será mejor que comamos alimentos preparados por nosotros que procesados y precocinados. Cocinar, además, puede ser divertido y muy gratificante. Hazlo en pareja, con tus hijos, escuchando música. Hazlo como quieras, pero hazlo. Es la mejor forma de saber exactamente lo que estamos comiendo.
  • Bebe con moderación: El alcohol no es bueno en ninguna cantidad, pero probablemente tomemos alguna copa de vez en cuando. No pasa nada si lo hacemos de forma esporádica, pero evita consumirlo con frecuencia y sobre todo abusar de él.

Estos solo son algunos consejos para conocer o mejorar algunos hábitos que quizás no teníamos. La alimentación es un tema que debe adaptarse a cada persona y necesidad, y en Soluciones para la Diabetes siempre recomendamos que antes de hacer cualquier cambio en nuestra dieta, consultemos con un médico especialista para que nos guíe durante el proceso, especialmente si tenemos diabetes.

Referencias:

Compartir artículo

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.