¿Qué es la insulina basal?

Existen varios tipos de insulina, y es de vital importancia para las personas con diabetes conocer todos y cada uno de ellos.

Tipos de insulina prolongada

Las personas con diabetes tipo 1 son siempre insulinodependietes, esto significa que debido a que las células beta del páncreas no generan insulina, o no generan una cantidad suficiente, es necesario obtenerla de forma externa o artificial.

Esta hormona es la encargada de regular la glucosa en sangre, que es el principal combustible de nuestro organismo, por lo que el papel de la insulina es fundamental para transportar y almacenar este combustible en las células.

A continuación, veremos los diferentes tipos de insulina para, posteriormente, conocer los diferentes tipos cuya acción es más prolongada en el tiempo.

Tipos de insulina

Existen diversos tipos de insulina y a cada paciente se le administrara la más adecuada para su situación. Esto también puede variar en función de cómo nos administremos la insulina, si es mediante inyecciones o si por el contrario utilizamos una bomba de insulina.

En nuestra guía práctica de la insulina ya hemos hablado sobre los diferentes tipos de insulina que existen actualmente y sus efectos:

  • Insulinas de acción ultrarrápida (análogos rápidos). Su efecto se empieza a dar a los 15 o 30 minutos. El pico sobre la 1:30 o 2:00 y su duración es de 3 a 4 horas.
  • Insulinas de acción rápida (regular) A los 30 minutos comienza su efecto. Entre la segunda y la cuarta hora se da su pico y su efecto dura entre 6 y 7 horas.
  • Insulinas de acción intermedia (NPH) Tarda entre 1 o 2 horas en hacer efecto y alcanza su pico máximo entre las 6 y 8 horas. Tiene una duración de entre 12 a 16 horas.
  • Insulinas de acción lenta (análogos basales) El efecto empieza igual que en las insulinas de acción intermedia y no tiene pico máximo. Su duración está entre las 20 y las 24 horas.
  • Insulinas mixtas (Mezclas de insulinas con distintas proporciones) La curva de acción dependerá de la proporción de rápidabasal de cada mezcla. La duración está entre 10 y 16 horas.
  • Insulinas de acción ultralenta (insulina degludec) o Insulinas de acción prolongada Tienen un efecto de estabilización de entre 2 y 3 días.  No tienen pico de acción y su duración se estima por encima de las 42 horas.

Pero como hemos dicho, en este artículo nos queremos centrar en las insulinas de acción lenta e intermedia, también conocidas como insulina basal.

Qué es y cuándo utilizar insulina basal

El término basal se emplea para hacer referencia a aquello que se produce en ayunas o en reposo en nuestro organismo. Con el objetivo de mantener unos parámetros estables, nuestro cuerpo produce insulina de forma que siempre esté dentro de unos niveles aceptables.

Insulinas de acción lenta o ultralenta

En aquellas personas que no producen insulina, o producen poca o de mala calidad, sigue siendo necesario mantener unos niveles estables de glucosa en aquellos momentos en los que no vayamos o hayamos ingerido comida, o estemos haciendo esfuerzos físicos. Para este tipo de situaciones es cuando entra en juego la insulina basal.

Hay varios tipos de insulina que se conocen como basales, porque su acción es bastante dilatada en el tiempo en comparación con los llamados bolos de insulina (su acción es rápida y está más enfocada a corregir situaciones donde encontramos niveles altos glucosa).

En la lista que hemos visto varios párrafos más arriba, había varios tipos de insulina cuyo efecto era prolongado. Desde la insulina de acción intermedia hasta la de acción ultralenta, todas ellas tienen como objetivo mantener un nivel de glucosa estable en nuestro organismo.

Además de la duración del efecto, que varía desde las 20 horas hasta las 48 horas, también encontramos otras diferencias destacables en los diferentes tipos de insulinas basales. Las insulinas suelen tener un pico de actividad, que es más acentuado cuanto más rápido es su efecto. Por ese motivo, la insulina ultralenta apenas tiene variaciones cuando la intermedia presenta un pico de acción alrededor de las 4 o 7 horas.

Este tipo de insulinas no son capaces de regular la hiperglucemia postprandial, que es la subida de glucosa que se produce tras las comidas, por lo que es probable que se necesite hacer alguna corrección mediante insulinas de acción rápida.

Como siempre recordamos, ante cualquier duda o consulta lo ideal es acudir a nuestro médico o especialista. Solo ellos podrán indicarnos cuál es el tratamiento recomendado y las pautas que debemos seguir para mantener nuestra diabetes bajo control.

Referencias:

Compartir artículo

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.