Diabetes y COVID-19

COVID-19 es un coronavirus nuevo y potencialmente grave. Hay muchos coronavirus, que van desde el resfriado común hasta virus mucho más graves, como el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) y el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS). Son virus que se han transmitido de animales a personas. En casos severos, los coronavirus pueden causar infección en los pulmones (neumonía), insuficiencia renal e incluso la muerte. En la actualidad no hay vacuna contra la COVID-19.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que el brote de COVID-19 es una emergencia de salud pública de interés internacional.

Los signos comunes son síntomas típicos similares a los de la gripe: fiebre, tos, dificultades respiratorias, cansancio y dolores musculares. Los síntomas generalmente comienzan dentro de los 3 a 7 días posteriores a la exposición al virus, pero en algunos casos han tardado hasta 14 días en aparecer.

Personas de todas las edades pueden infectarse. Para muchos (más del 80% de los casos), COVID-19 es leve, con síntomas mínimos similares a los de la gripe. Algunos no han mostrado síntomas o sólo síntomas muy leves, más como un resfriado común. La mayoría de las personas que contraen el virus no necesitan ser hospitalizadas para recibir atención de apoyo. Sin embargo, al acercarse al 15% de los casos, COVID-19 ha sido grave y en alrededor del 5% de los casos ha provocado una enfermedad crítica. La gran mayoría (alrededor del 98%) de las personas infectadas hasta la fecha han sobrevivido.

Las personas mayores y las personas con afecciones médicas preexistentes (como diabetes, enfermedades cardíacas y asma) parecen ser más vulnerables a enfermarse gravemente con el virus COVID-19. Cuando las personas con diabetes desarrollan una infección viral, puede ser más difícil de tratar debido a las fluctuaciones en los niveles de glucosa en la sangre y, posiblemente, la presencia de complicaciones de la diabetes. Parece que hay dos razones para esto. En primer lugar, el sistema inmunitario se ve comprometido, lo que dificulta la lucha contra el virus y probablemente conduce a un período de recuperación más largo. En segundo lugar, el virus puede prosperar en un entorno de glucosa elevada en la sangre.

Como cualquier otra enfermedad respiratoria, COVID-19 se transmite a través de gotas de aire que se dispersan cuando una persona infectada habla, estornuda o tose. El virus puede sobrevivir desde unas pocas horas hasta unos pocos días, dependiendo de las condiciones ambientales. Se puede propagar a través del contacto cercano con una persona infectada o por contacto con gotitas de aire en el ambiente (en una superficie, por ejemplo) y luego tocarse la boca o la nariz (de ahí el consejo común tan importante sobre la higiene de las manos y el distanciamiento social).

Recomendaciones en pacientes con diabetes

Son consejos para personas con diabetes tanto si están asintomáticos como enfermos.

Personas asintomáticas

  1. Hay que seguir con la medicación habitual.
  2. Tener tratamiento de sobras por un posible aislamiento en cuarentena.
  3. Lavarse las manos con agua y jabón muy a menudo, o bien, usar un desinfectante a base de alcohol con al menos el 60% de alcohol.
  4. Cubrirse nariz y boca al toser y estornudar con un pañuelo de papel o el codo.
  5. Evitar tocarse los ojos, boca y nariz.
  6. Permanezca en casa tanto como sea posible.
  7. Mantenga una higiene importante de casa y de los objetos que toque habitualmente.
  8. No comparta vasos, cubiertos, toallas, pañuelos…
  9. Evite el contacto con personas que presente síntomas de enfermedad.
  10. Siga rutinas de ejercicio en su casa, al menos 3 horas a la semana. Combine ejercicios aeróbicos con ejercicios de fuerza

Personas con síntomas

Si presenta la sintomatología de COVID-19 debe llamar a los teléfonos que cada comunidad ha primaria puesto en marcha para control del coronavirus. Si no es posible, acuda al centro de atención primaria si:

  • Dificultad respiratoria (pitos).
  • Vómitos repetidos, ya que se puede producir deshidratación.
  • Si su glucosa en sangre se mantiene alta por más de 24 h (>250mg/dl).
  • En diabetes tipo 1, si aparecen síntomas que podrían indicar una cetoacidosis diabética (glucemia alta, vómitos, dolor abdominal) o presenta cuerpos cetónicos. En estos casos recuerde que debe administrarse insulina rápida (un 20% adicional a su pauta) ya en su domicilio.

 Si permanece en su casa con tratamiento sintomático no olvide:

  • Nunca suspender el tratamiento con insulina, pero si disminuye la ingesta puede que tenga que disminuir la dosis. Igual pasa con los fármacos llamados sulfonilureas, muy probablemente tendrá que disminuir dosis o incluso suspenderlos durante el tiempo que permanezca enfermo. Después su médico ya le indicará qué hacer.
  • Si usted realiza autocontroles de glucemia capilar, sígalos antes de desayuno, comida, cena y antes de acostarse para conseguir un buen autocontrol de su diabetes
  • Beba agua o infusiones extras y, intente seguir con su ritmo de comidas habitual

 Pautas para personas con Diabetes tipo 1:

  • El tratamiento con insulina nunca debe suspenderse
  • En algunas ocasiones puede que tenga que aumentar las dosis de insulina e incluso puede que necesite dosis adicionales de insulina rápida para bajar el nivel de glucosa en sangre
  • Cada cuatro horas debería mirarse la glucemia capilar o seguir una monitorización continua de glucosa
  • Los niveles de azúcar en sangre deben estar entre 110-180 mg/dl
  • Si persisten niveles elevados de glucosa y puede determinar cuerpos cetónicos capilares debería hacerlo y si están elevados acuda al centro sanitario

Las personas con diabetes deben intentar tener muy controlada su enfermedad durante este periodo de pandemia de forma que, en caso de enfermedad, no sea una complicación más.

Montserrat Barbany

Montserrat Barbany

Licenciada en Medicina por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), tiene un Máster en Nutrición y Bromatología por la Universidad de Barcelona (UB), además dispone de un Curso de Postgrado en Nutrición en La Universidad de Barcelona.

Más información

Compartir artículo

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.