Guía práctica de las complicaciones agudas de la diabetes

Complicaciones agudas de la diabetes

La Diabetes Mellitus engloba un grupo de enfermedades metabólicas que se caracterizan por un aumento de los niveles de glucosa en sangre (hiperglucemia), pudiendo ser el resultado de anomalías en la secreción de insulina, de su acción o de ambas cosas.

Las dos formas más comunes de diabetes son la Diabetes Mellitus tipo 1 (DM1) y la Diabetes Mellitus Tipo 2 (DM2).

Cuando no mantenemos la adherencia al tratamiento, o no se trata correctamente, nos podemos encontrar con estas complicaciones agudas de la diabetes.

Complicaciones agudas de la diabetes

Como decíamos, si no tratamos la enfermedad correctamente podemos tener problemas derivados de este hecho. Estas son las complicaciones a las que nos podemos enfrentar:

Hipoglucemia

La hipoglucemia es la complicación aguda de la diabetes más temida y se define como un nivel de azúcar en sangre menor de 60 mg/dL. Entre las causas más frecuentes encontramos un exceso de ejercicio físico, dosis excesivas de insulina o un aporte insuficiente de hidratos en las comidas.

La reducción de la glucemia ocasiona que el propio organismo pare la secreción de insulina y segregue unas hormonas llamadas de contra regulación o adrenérgicas (como el glucagón o la catecolamina) para que el hígado fabrique más glucosa.

Los síntomas adrenérgicos de una hipoglucemia son:

  • Palidez
  • Sudor frío
  • Irritabilidad
  • Temblor
  • Taquicardia
  • Palpitaciones
  • Ansiedad

Por otro lado, algunos de los síntomas neuroglucopénicos -causados por el déficit de glucosa a nivel cerebral- pueden ser:

  • Falta de concentración
  • Confusión
  • Mareo y debilidad
  • Dolor de cabeza
  • Visión doble o borrosa
  • Alteración de la conducta
  • Alteración de la memoria
  • Marcha inestable, falta de coordinación
  • Lapsus de conciencia
  • Convulsiones
  • Coma

Para prevenir las hipoglucemias tenemos que…

  • Tomar correctamente la medicación
  • Realizar un correcto autocontrol en función de la pauta terapéutica
  • Planificar el ejercicio físico que vayamos a hacer para ajustar el tratamiento y los hidratos
  • Evitar el alcohol ya que provoca hiperglucemias y 

El tratamiento variará en función de si la hipoglucemia ha afectado a nuestro nivel de conciencia o no. Esto determina si estamos sufriendo una hipoglucemia grave o leve.

En los casos en que nuestro nivel de conciencia sea correcto debemos:

  • Hacer un control de glucemia
  • Tomar hidratos de carbono de absorción rápida
  • V0lver a realizar un control de glucemia
  • Tomar hidratos de absorción lenta si las cifras de glucemia se normalizan

Al sufrir una hipoglucemia no debemos realizar ejercicio hasta que todos los síntomas hayan desaparecido. Tampoco es recomendable quedarnos solos o dejar sola a una persona que haya padecido una.

Si la hipoglucemia es severa -nuestro nivel de conciencia no es correcto- debemos:

  • Administrar glucagón intramuscular o subcutáneo
  • Llamar al médico o enfermera de atención primaria o del hospital
  • Realizar un control de glucemia tan pronto como sea posible
  • Recuperada la conciencia, seguir los pasos descritos en el apartado anterior

Hiperglucemia severa

Nos referimos a hiperglucemia severa a la situación metabólica en la que la cifra de hiperglucemia (>200 mg/dL)  puede desencadenar alteraciones más complejas a corto plazo.

Las causas de una hiperglucemia severa pueden ser:

  • Diabetes tipo 1 en el momento del diagnóstico
  • Tratamiento insuficiente o supresión errónea del tratamiento: dosis de insulina o de hipoglucemiantes orales insuficiente
  • Ingesta excesiva de hidratos de carbono
  • Supresión de actividad física
  • Estrés emocional
  • Intercurrencias médicas: infecciones, pancreatitis, ictus, infartos, traumatismos graves, etc
  • Toma de fármacos con acción hiperglucemiante: corticoides u otros

Algunos síntomas para detectar la hiperglucemia severa son una aumento de la sed, aumento de la necesidad de orinar, cansancio o infecciones cutáneas.

síntomas de hiperglucemiaPara prevenirla debemos realizar controles y seguir el tratamiento según las instrucciones de nuestro médico. También es conveniente detectar  situaciones intercurrentes de riesgo hiperglucémico (infecciones, toma de corticoides, etc.).

Para tratar una hiperglucemia severa debemos:

  • Hacer un control para detectar si hay cuerpos cetónicos si el nivel de azúcar se encuentra por encima de 250 mg/dL.
  • No realizar actividades físicas hasta que desaparezcan los cuerpos cetónicos
  • Ajustar el tratamiento, incluyendo insulina si fuese necesario
  • Asegurar una correcta hidratación y reducir la ingesta de hidratos de carbono

Cetosis, cetoacidosis y coma hiperosmolar

Cetosis

Es el estado en el que hay una presencia excesiva de cuerpos cetónicos en sangre, a consecuencia de la utilización de las grasas como fuente de energía, puesto que falta insulina para utilizar la glucosa.

Cetoacidosis

Es la situación extrema de una cetosis, con una reducción del pH de la sangre y requiere de tratamiento en un centro hospitalario. Por lo tanto, la detección precoz de los cuerpos cetónicos es fundamental para prevenir una cetosis grave.

Coma hiperosmolar

Suele ocurrir en personas de mucha edad y el trastorno más importante es la deshidratación por hiperglucemia grave. Es una situación de alto riesgo vital que debe tratarse también en un centro hospitalario.

Síntomas y tratamiento

Las cetosis comparten algunos síntomas con la hiperglucemia pero además se añaden náuseas y vómitos, dolor abdominal, pérdida de peso, signos de deshidratación e incluso coma, entre otros.

Para las cetosis leves o de las que nos demos cuenta nosotros mismos,  el tratamiento puede llevarse a cabo de forma ambulatoria o, incluso, por la persona misma o alguien de su entorno, si disponen de los conocimientos adecuados:

  • Valorar cuál ha sido el desencadenante de la cetosis y corregirlo
  • Ingerir abundantes líquidos
  • Evitar el ejercicio físico hasta que la cetosis desaparezca.

Si la cetosis no se corrige o se detectan síntomas de una posible cetoacidosis hay que trasladar a la persona afectada a un centro médico. Aun así, es fundamental:

  • Rehidratar a la persona
  • Administrar la insulina necesaria
  • Corregir los desajustes metabólicos
  • Identificar los factores que han provocado la cetoacidosis diabética y tratarlos

 

Si queréis ampliar toda esta información podéis descargar nuestra guía práctica de las complicaciones agudas de la diabetes en formato PDF desde aquí.

guías prácticas sobre la diabetes

 

Compartir artículo

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here