El método del plato

El método del plato evita estar en cada una de las comidas midiendo las porciones de alimentos

Muchos de vosotros ya habréis oído hablar del método del plato, y lo traemos a nuestro magazine porque nos parece interesante este sistema que nos facilita a toda la familia, y en especial a las personas con diabetes, tener una planificación de menús saludables. Eso sí, hemos de tener en cuenta que nos obliga, en cierta medida, a llevar una dieta de unas 1200-1500 kcal.

En los adolescentes, niños y personas con un elevado gasto energético este método se complementaría para cubrir ese sobre esfuerzo.

Lo interesante de este método es que nos evita estar en cada una de las comidas midiendo las porciones de alimentos. Y lo más cómodo es que empleamos el plato como medio para medir las cantidades de alimentos.

¿Cómo funciona?

El método del plato nos ayuda a que sepamos la cantidad de alimentos que ingerimos en cada comida sin que tengamos que vigilar las cantidades de calorías ni pesar los alimentos, y tampoco tendremos que medir las raciones de hidratos de carbono.

Para empezar, se necesita un plato llano que tenga un diámetro de 23 cm. en la parte donde vamos a poner los alimentos.

  • Medio plato lo utilizaremos para las ensaladas o verduras.
  • ¼  parte del plato lo utilizaremos para las proteínas, huevos, carne y pescado. Las cantidades de estos alimentos no será limitada en esta cuarta parte de nuestro plato ya que estos alimentos son muy bajos en hidratos de carbono, pero lo razonable en la ingesta de estos alimentos está entre 100gr. de carne y unos 120gr. de pescado.
  • La última cuarta parte de nuestro plato pondremos harinas, arroz, pasta, patatas, legumbres, pan. Aquí tendremos que observar las diferencias de edad, ejercicio físico, sexo, el peso de cada persona. Esta cuarta parte de nuestro plato debería ser controlada por nuestro médico.
  • A nuestra alimentación podemos añadirle pan y fruta pero controlaremos que no todas las frutas ni todos los tipos de pan pueden entrar el plato, pues varían en la cantidad de hidratos de carbono.

Como vemos, es un sistema muy sencillo para controlar lo que comemos y en qué cantidades lo comemos. Y no solo eso, sino que nos obliga a comer de forma saludable y variada gracias a la distribución de los alimentos que tenemos que consumir para seguir este método.

¡Os animamos a probarlo!

Referencias:

Compartir artículo

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.