Halloween y diabetes, cómo disfrutar de uno de los días más dulces del año

Halloween es una fiesta en la que los caramelos y los dulces están muy presentes, y hemos de conocer qué debemos hacer para que los pequeños con diabetes disfruten de este día como los demás.

Halloween y diabetes en niños

Justo cuando finaliza el mes de Octubre llega la celebración de Halloween, una fiesta cada vez más extendida en nuestro país. Un día en el que los más pequeños disfrutan como nunca, se disfrazan y consumen caramelos. Pero, ¿cómo podemos celebrarlo si tenemos diabetes o queremos festejar este día con amigos que tienen diabetes?

La forma en la que se afronta este dia depende mucho de los hábitos de cada familia, de las características y la salud de cada niño/a y de otros factores, que invitamos a compartir comentando este artículo.

En las siguientes líneas hablamos sobre esta festividad, su origen y costumbres; pero también sobre cómo la viven los niños con diabetes y qué podemos hacer para que puedan disfrutar de Halloween de forma consciente y segura, pero sobretodo festiva. Sin duda, se debe promover la consciencia del impacto para la salud de un alto consumo de azúcar durante este tipo de celebraciones, pues afectan a la salud de todos los niños.

Diabetes y Halloween

Halloween, historia y origen

El origen de esta celebración está en Europa, a pesar de asociarla con Estados Unidos debido a la gran influencia cultural de este país sobre el resto del mundo durante el siglo XX. Los pueblos celtas de Irlanda conmemoraban el final del verano y el fin de la época de cosechas el 31 de octubre, en una fiesta llamada Samhein. Por otro lado, otras religiones del mundo antiguo ligaban esta fiesta a la muerte y el renacimiento de sus dioses, igual que lo hacía la naturaleza.

Con el tiempo, y en gran parte debido a la influencia del Cristianismo que se fue expandiendo por el mundo a lo largos de los siglos, estas tradiciones se fueron perdiendo. Sin embargo, aprovecharon la festividad de Samhein para convertirla en el día de todos los Santos (All Hallow’s Eve).

Cuando muchos irlandeses emigraron a Estados Unidos en el siglo XVIII, algunas de sus costumbres y leyendas se fueron popularizando entre el resto de habitantes. El Samhein sobrevivió y, mezclado con el día de todos los Santos, acabó evolucionando en lo que hoy conocemos como Halloween.

A pesar de ser una tradición más propia del mundo anglosajón, poco a poco ha ido teniendo más presencia en muchos otros países como el nuestro. Para no extendernos más, os invitamos a leer un poco más sobre su origen si queréis entrar en más detalles.

¿Cómo se celebra Halloween en la actualidad?

La influencia de Estados Unidos a nivel cultural se ha ido extendiendo sobre muchos otros países, y las actividades que relacionamos actualmente con Halloween son las que se celebran en norteamerica este día.

La noche de Halloween es el momento en el que los niños se disfrazan y corren por el vecindario pidiendo caramelos a los vecinos, y si no hay caramelos empiezan las travesuras (de ahí la famosa expresión trick or treat, truco o trato).

En sus orígenes, los más pequeños salían a pedir pasteles a cambio de una oración por los difuntos. Como vemos, con el paso del tiempo la fiesta ha ido adaptándose.

Decoración de calabazas de Halloween

Esta celebración siempre ha estado estrechamente ligada a la relación entre el mundo de los vivos y los muertos, y de ahí que sea un día en el que predominan los disfraces de fantasmas, brujas y otros seres vinculados con las fantasías nacidas alrededor de la muerte. La gente decora sus casas con motivos de terror y la tradicional calabaza de Jack-O-Lantern, cuya leyenda dice que utilizó para resguardar la vela con la que escapó del infierno tras engañar al mismísimo diablo.

En España se mantiene la costumbre de los disfraces y los dulces, pero cambiamos las calabazas por castañas, boniatos o panellets. Y es una pena, porque las calabazas son un alimento estupendo para las personas con diabetes.

Halloween y diabetes

No solo Halloween está lleno de mitos e historias. Alrededor de la diabetes y las festividades también hay ciertas creencias sobre lo que se puede y no se puede hacer, especialmente con todo aquello relacionado con el azúcar y los dulces.

Lo primero que hay que tener claro, como recomienda la Fundación para la Diabetes en este artículo, es que consumir caramelos de forma habitual no es recomendable, tengamos o no tengamos diabetes. No es que no podamos comerlos de vez en cuando, sino que no obtendremos beneficio de su ingesta habitual.

Lo ideal, si vamos a celebrar Halloween con nuestro pequeño, es siempre consultar a un especialista sobre lo que podemos hacer y cómo debemos hacerlo. En nuestra guía práctica de los objetivos de control de la diabetes explicamos que los caramelos son una buena opción en caso de hipoglucemia, porque son carbohidratos de absorción rápida, pero ¿y el resto del tiempo?

Trucos para disfrutar el día de halloween.

Este tipo de carbohidratos van bien en situaciones como las anteriormente descritas, pero una subida brusca de los niveles de azúcar en sangre no es recomendable si no es necesaria. Por lo tanto, la planificación de las dosis de insulina necesarias en función de aquello que el pequeño vaya a ingerir será esencial para que disfrute de la fiesta con sus amigos o familiares.

Es recomendable que se monitoricen con más frecuencia los niveles de glucosa y que se cuenten los carbohidratos en función de los caramelos que coma, aunque lo ideal es que coma cuantos menos mejor. Lo ideal para conseguir esto es que los niños vayan a pedir caramelos después de una comida principal, así evitamos que tengan mucha hambre y no comerán en exceso.

En la tabla que mostramos a continuación encontramos la cantidad de hidratos de carbono presentes en algunos alimentos que es muy probable que los niños puedan ingerir durante Halloween. Las medidas son aproximadas, pero pueden ser de utilidad a la hora de contar los hidratos.

Alimento HC por 100g Gramos por ración de 10 HC
Chocolate negro 43,60 23,00
Chocolate con leche 56,50 18,00
Chocolate blanco 59,40 17,00
Galleta de chocolate 64,00 16,00
Bizcocho 40,00 25,00
Magdalena 40,00 25,00
Donut 52,00 19,00
Regaliz 71,50 14,00
Caramelos 77,00 13,00
Cruasán 55,00 18,00
Crema de cacao y avellana tipo Nocilla 57,00 17,54
Pan blanco de molde 46,00 22,00

Si tenemos la suerte de hacer una fiesta o actividad en casa, siempre será más sencillo planear qué van a comer los niños y cuándo. Pero, si el niño/a sale fuera con sus amigos, es importante recordar que una correcta planificación y, sobre todo, una buena educación en diabetes hará que pueda disfrutar de este día tanto como sus amigos con seguridad.

En una encuesta realizada a nuestros seguidores en Twitter, 3 de cada 4 han coincidido en que la mejor forma de prevenir una ingesta excesiva de azúcar en Halloween es una buena educación en diabetes y la concienciación de todo el entorno del pequeño. Todas las opciones, como hemos visto en el artículo, son recomendables a la hora de planificar un día tan especial, pero sin duda la respuesta ganadora es la que consideramos más importante y la que les será de más utilidad en su día a día. Estos son los resultados de la encuesta:

Los cumpleaños, fiestas y situaciones en las que la ingesta de azúcar o hidratos de carbono se acentúan deben tenerse en cuenta y planificarse, a ser posible con un profesional de la salud, para asegurarnos que lo tenemos todo bajo control y podemos disfrutarlas.

¡Desde Soluciones para la Diabetes esperamos que paséis una estupenda noche de Halloween!

REFERENCIAS:

Compartir artículo

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.