Entrenamiento de resistencia en personas con diabetes

El entrenamiento de resistencia es un poderoso aliado para mantener la diabetes bajo control e incluso para prevenir la diabetes tipo 2

Estirando antes de hacer entrenamiento de resistencia

La actividad física siempre ha sido uno de los pilares fundamentales para mantener la diabetes bajo control. De hecho, antes de que existieran tratamientos, hacer deporte estaba considerado como parte del tratamiento en sí mismo.

Con el paso del tiempo se han ido descubriendo los beneficios del ejercicio físico sobre la diabetes, y se le ha dado todavía más importancia. Además, cada poco tiempo aparecen nuevas formas de entrenar para llegar a diferentes objetivos de forma más variada, por lo que es fácil encontrar alguno que se adecue a nuestras necesidades.

En concreto, el entrenamiento de resistencia es un viejo conocido porque se lleva practicando muchísimos años, pero recientemente se ha descubierto que este tipo de entrenamiento es muy beneficioso para las personas con diabetes.

¿Qué es el entrenamiento de resistencia?

Básicamente, el entrenamiento de resistencia es aquel que pone a prueba nuestro sistema cardiovascular. Hemos hablado de muchos tipos de deportes que podrían entrar dentro de esta categoría: nadar, correr, el power walking… existen mil tipos diferentes de ejercicios que podemos realizar y que son entrenamiento de resistencia.

Este tipo de entrenamiento, al realizarse de forma adecuada, consigue que poco a poco vayamos mejorando nuestra capacidad cardiovascular. Además, fortalece los huesos y tonifica los músculos en mayor o manor medida y dependiendo del ejercicio que hagamos.

Por ejemplo, si realizamos ejercicios acuáticos como nadar o remo, el agua ejercerá resistencia a nuestros movimientos y eso hará que el trabajo muscular sea más importante.

El objetivo es ir poniendo a prueba nuestros límites poco a poco e irlos ampliando.

Beneficios del entrenamiento de resistencia

El entrenamiento de resistencia está considerado uno de los más beneficiosos a muchos niveles. Entre los principales, podríamos destacar los siguientes:

  • Mejora de la capacidad cardiovascular
  • Baja la tensión arterial
  • Mejora la circulación
  • Mejora la capacidad pulmorar
  • Mejora el metabolismo de las grasas
  • Mejora el sistema inmune

Estas son algunas de ellas, entre las que hay que contar las que hemos ido describiendo anteriormente como la mejora muscular.

Entrenamiento de resistencia y diabetes

Como decíamos al principio del artículo, la actividad física siempre ha ido ligada al bienestar de las personas con diabetes, pero un estudio reciente de la Universidad de Glasgow, publicado en la revista «Experimental Physiology», ha revelado algunos datos muy interesantes.

Además de los beneficios que ya conocemos, el estudio reveló que realizando un programa de ejercicios de 6 semanas, en sesiones cortas de unos 15 minutos aproximadamente, mejoraría de forma notable la sensibilidad a la insulina.

Este estudio se realiza para contrastar otras informaciones que ya se sabían, como que una sesión de mayor duración (entre 45 minutos y una hora) también repercutían positivamente.

La sensibilidad a la insulina es importante para las personas con diabetes, porque es un factor que define la facilidad que tiene la insulina para hacer su trabajo. Si necesitamos poca insulina para bajar el nivel de glucosa en sangre, es algo bueno.

Como siempre, hemos de calentar y estirar los músculos para prevenir lesiones tanto antes como después de hacer ejercicio. Y en caso de tener alguna duda o consulta, lo mejor es consultar con nuestro médico o especialista en diabetes para planificar una rutina de ejercicios que se adapte a nuestras necesidades.

Compartir artículo

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.