Fruta y diabetes, dudas y mitos.

Hay mucha controversia en relación a la ingesta de fruta, ya sea en su estado natural o exprimida, en aquellas personas con diabetes. La realidad es que para un mejor control de la diabetes y la salud en general, la fruta es un nutriente básico que debemos tener siempre en cuenta.

Mitos y dudas sobre la fruta y diabetes

La alimentación es uno de los pilares fundamentales para el tratamiento de la diabetes, junto con la medicación y el ejercicio físico. Sin embargo, es uno de los temas sobre los que más mitos y creencias existen y muchos de ellos son falsos e infundados. De todos los grupos alimentarios que hay, la fruta es uno de los más importantes y, a pesar de esto, sigue habiendo muchas dudas sobre si las personas con diabetes pueden consumirla y cómo deben hacerlo.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que una alimentación variada es clave para la salud, sin importar nuestra condición. Ahora bien, si tenemos diabetes hay que poner especial atención en aquello que comemos, como ya sabemos, y las frutas poseen carbohidratos que se han de tener presentes a la hora de contar en nuestro plan de comidas.

En este artículo hablaremos sobre la fruta, las diferentes formas de consumirla y los tipos que hay, esperando despejar algunas dudas sobre si son buenas para las personas con diabetes o no.

La fruta

Como decíamos, la fruta es uno de los grupos alimentarios más importantes que existen. Son ricas en vitaminas y fibra, bajas en calorías y ofrecen un sinfín de propiedades muy beneficiosas para la salud. Entre ellas encontramos reducir la presión arterial y los niveles de colesterol, disminuyen el riesgo de padecer cáncer y enfermedades cardiovasculares, y también nos ayuda a prevenir la diabetes.

En este artículo de la Fundación para la Diabetes las clasifican en función de su estado y de su naturaleza.

Por su naturaleza:

  • Carnosas: Aquellas que su parte comestible tiene al menos un 50% de agua. Tendríamos las mandarinas, limones, manzanas o melones.
  • Secas: A diferencia de las carnosas, su porcentaje de agua está por debajo del 50% como las avellanas, cocos, pistachos…
  • Oleaginosas: De este tipo de frutas obtenemos grasas, como las aceitunas, aguacates, girasoles…

Beneficio de los frutos decos

Por su estado:

  • Frescas: Aptas para el consumo inmediato
  • Desecadas: Mediante la acción natural del aire y del sol se reduce su proporción de agua. Ejemplos de frutas desecadas son los higos o los dátiles.
  • Deshidratadas: A partir de frutas carnosas frescas, y mediante procesos artificiales, se reduce la proporción de agua.

En función de estos factores, y por supuesto del tipo de fruta que comamos, el valor nutricional variará bastante. Aún así, su composición principal es:

  • Agua: La parte comestible oscila entre un 75% y un 90% dependiendo del tipo de fruta.
  • Hidratos de carbono: Entre el 0,5% y el 20%, también dependiendo del tipo de fruta. Los principales serían la glucosa y la fructosa. Ambos son monosacáridos, azúcares que se absorben rápidamente y que aportan energía, sobre todo el primero. La principal diferencia es que la glucosa sí necesita insulina para su absorción y la fructosa no.
  • Otros nutrientes como proteínas, minerales, vitaminas y fibra. En mucha menos medida, pero igualmente presentes e importantes.

Fruta y diabetes

Entonces, y una vez vista la composición y algunas características de la fruta ¿es buena para las personas con diabetes? Sí, por supuesto. Este artículo del nutricionista Julio Basulto, deja claro que la fruta puede (y en algunos casos debe) formar parte de la dieta de las personas con diabetes.

Como decíamos al principio del artículo, la alimentación es clave en el control y prevención de la diabetes, y eso implica comer de forma saludable y variada. Por esto motivo, los alimentos de origen vegetal que no estén procesados siempre formarán parte de lo que entendemos por una dieta saludable.

La fruta exprimida pierde antioxidantes y fibra

Este hecho lo refuerzan varios estudios, como este publicado en mazo de 2013 en la revista Nutrition Journal, que asegura que una ingesta elevada de fruta no tiene un impacto negativo sobre el control de la glucemia. También entidades e instituciones como el propio Gobierno de España, a través del Ministerio de Sanidad y mediante una Guía práctica sobre Diabetes Tipo 1, rechazan de plano las teorías y bulos que afirman que debe evitarse la fructosa de la fruta en caso de tener diabetes.

De hecho, y continuando con el artículo de Julio Basulto y a través de otro estudio, hay pruebas que afirman que las personas con diabetes no toman suficiente fruta. De todos estos datos solo podemos extraer una conclusión posible: la fruta y la diabetes no son incompatibles, sino todo lo contrario. Por supuesto, y en última instancia, será nuestro médico especialista quien nos diga cual es la mejor forma de introducir la fruta en nuestra dieta.

Zumos de frutas

A la hora de consumir zumos de fruta también aparecen dudas y temores sobre el posible impacto que pueda tener sobre el control de la glucosa. Esto seguramente venga provocado por el desconocimiento y la cantidad de productos que existen en el mercado con esta denominación.

Lo primero es diferenciar entre un zumo natural y aquellos procesados y derivados de la fruta que encontramos en grandes superficies de alimentación y supermercados. Hay evidencias científicas que aseguran que el zumo de fruta exprimida no tiene un índice glucémico elevado y que, por tanto, no tiene apenas impacto en el control de la glucosa.

El zumo exprimido no es malo para la diabetes

Todo lo contrario ocurre con las bebidas azucaradas y derivadas de la fruta, cuya principal recomendación de organismos expertos en diabetes como la American Diabetes Association es que los evitemos directamente. El principal motivo es que en este tipo de bebidas se añade azúcar durante su producción además del que ya posee la fruta.

Entonces, en caso de tomar zumo de frutas debemos asegurarnos de que sea lo más natural posible, exprimido directamente de la fruta y sin ningún tipo de procesado. Aún así, la fibra y antioxidantes que se encuentran en la pulpa es probable que se pierdan durante el proceso de exprimido, por lo que siempre será mejor tomar la fruta entera y de forma natural.

REFERENCIAS:

Compartir artículo

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.