Discriminación laboral y diabetes

Las personas con diabetes por fin ven como termina la discriminación laboral por su condición, la cual les ha limitado durante muchos años para ejercer ciertos cargos de la administración pública.

El fin de la discriminacion laboral por diabetes

La diabetes es una patología crónica que se presenta cuando los niveles de glucosa en sangre son elevados. Se calcula que actualmente, entre el 5% y el 10% de la población mundial convive con diabetes, y en total, en España, son más de 6 millones de personas.

Gracias a todo lo que se conoce sobre la diabetes y a las mejoras en el tratamiento, las personas con diabetes pueden llevar una vida perfectamente normal siempre y cuando sigan de forma correcta el tratamiento y los consejos de su médico especialista. Por eso, y gracias a una modificación de los cuadros de exclusión médica que la vicepresidenta del gobierno, Carmen Calvo, anunció el pasado 30 de noviembre, las personas con diabetes dejarán de estar discriminadas para acceder a ciertos puestos de la administración pública.

Origen de la discriminación

Hace años, una persona con diabetes presentaba unas complicaciones en el día a día que podían suponer un problema a la hora de desarrollar ciertas actividades de la función pública, especialmente aquellas relacionadas con el mundo militar o las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado.

Además de las complicaciones derivadas de la diabetes, la forma de controlarla y llevar a cabo el tratamiento o las mediciones era muy diferente a lo que existe en la actualidad. Los cuadros de exclusión médica de 1988 no representan la realidad médica de las personas con diabetes hoy en día, como explica Andoni Lorenzo, presidente de la Federación Española de Diabetes:

 los cuadros médicos de exclusión «datan de 1988 y están lejos de recoger la realidad médico-clínica actual de la diabetes. Y por ello, a día de hoy, las personas con diabetes no nos podemos presentar, por ejemplo, a la oferta pública de empleo para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado».

Quizás, la realidad de las personas con diabetes en 1988 pudiera suponer un problema para desempeñar ciertas labores de la función pública, pero desde hace años el tratamiento, las mediciones y la forma de controlar la diabetes han mejorado hasta el punto de permitirles llevar una vida normal en todos los sentidos.

Por este motivo, y viendo lo poco actualizados que estaban estos cuadros de exclusión, el fin de la discriminación laboral de las personas con diabetes es una reivindicación por la que diversas organizaciones han luchado desde hace bastante tiempo.

El fin de la discriminación laboral por diabetes

Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno de Pedro Sánchez, y tras una reunión del Consejo de Ministros, anunció el día 30 de noviembre que la diabetes, junto con la psoriasis, el VIH y la celiaquía, dejarían de formar parte del cuadro de exclusiones médicas para acceder a empleos públicos.

Una medida esperada largo tiempo por todas aquellas personas que no entendían porqué se les impedía acceder al funcionariado por el simple hecho de tener alguna de estas patologías que, a día de hoy, están perfectamente controladas y no suponen ningún riesgo siempre y cuando se siga el tratamiento, como tantas otras.

Más de 7 millones de personas se verán beneficiadas una vez se aplique esta modificación, poniendo fin a una discriminación laboral que solo sufrían si eran diagnosticadas antes de opositar, y no una vez que ya formaban parte del funcionariado. Hecho que sorprendía a los principales damnificados, ya que creaba una división en función de cuándo se hubiera realizado el diagnóstico.

Desde Soluciones para la Diabetes aplaudimos esta medida, que pondrá fin a años de discriminación hacia millones de hombres y mujeres que veían coartados sus derechos y que, por fin, podrán ser tratados con igualdad dentro del mundo laboral.

Referencias:

Compartir artículo

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.