Campamentos de verano para niños y jóvenes con diabetes

Los campamentos de verano son una opción ideal para que los niños se diviertan y aprendan a manejar su diabetes.

Campamentos de verano para niños con diabetes

Cuando llega el verano y termina la escuela, muchos padres se encuentran en la difícil situación de conciliar vida laboral y familiar. Las horas que los pequeños pasan ocupados a diario suelen coincidir con la jornada laboral de algunos de los miembros de la familia, pero como tienen mucho tiempo de vacaciones esto dificulta la conciliación.

A su vez, y debido al final de las clases, pasan a tener mucho más tiempo libre alejados de los libros. Esto es completamente necesario, pero también es interesante que durante sus vacaciones puedan seguir aprendiendo mientras se divierten.

Ante esta serie de situaciones, muchos padres optan por los campamento de verano para que sus hijos pasen unos días con los amigos alejados de la familia, mientras disfrutan de la naturaleza y aprenden jugando.

Pero, ¿qué pasa si nuestro hijo tiene diabetes? Si es muy pequeño, la supervisión de los padres es vital para asegurarnos que cumple con los objetivos de control. Es por eso que desde hace décadas, también existen los campamentos para niños con diabetes.

¿Por qué un campamento de verano es una buena opción para los niños con diabetes?

Ante todo, es importante destacar que un campamento de verano es una buena opción para cualquier niño, por lo que si nuestro pequeño tiene diabetes podrá disfrutar exactamente igual que los demás sin importar su condición.

Campamentos de verano para que los niños jueguen y aprendan

Dicho esto, y teniendo en cuenta la particularidad de una patología como la diabetes, que requiere de un control constante para mantener los niveles de glucosa correctamente, aquellos campamentos organizados por las diferentes asociaciones de pacientes como ASDIPAS o ANADI suponen una opción ideal.

Además de realizar todas las actividades que pueden realizarse en un campamento de verano como disfrutar de la naturaleza, hacer actividades deportivas al aire libre, y hacer nuevos amigos, el componente educativo en relación a la diabetes ofrecen un valor añadido.

En un informe creado por Francisco Pérez Labajos que fue presentado en la última edición del congreso de la SED, titulado «Colonias y campamentos de niños con diabetes en España: 52 años de actividad«, se repasa su actividad e influencia, y pone de manifiesto una serie de datos que merece la pena destacar:

  • Cuando se crearon, supusieron un revulsivo debido a la dificultad de manejar la diabetes en el día a día. Había muchos menos medios, las insulinas eran menos fiables, y no se podía medir la glucosa en casa, con lo que su rutina diaria se veía seriamente afectada.
  • Muchas asociaciones de pacientes se formaron a raíz de estos campamentos.
  • Convivir con otros niños con diabetes supone mostrarles que no son los únicos en esta situación.
  • Ayuda a que los más pequeños ganen autonomía al estar alejados de los padres y tutores que, normalmente, les ayudan y supervisan.

Por supuesto, estos campamentos están formados por un equipo que conoce la diabetes perfectamente, por lo que los más pequeños siempre estarán atendidos y supervisados por educadores en diabetes y profesionales de garantías.

La educación diabetológica como factor diferencial

Ante la gran oferta de campamentos de verano que encontramos cada año, en las que las principales diferencias serán la fecha en la que se harán, las actividades o la localización, la educación diabetológica será lo que decante la balanza a favor de los muchos campamentos organizados por las diferentes asociaciones de pacientes.

Ya que vamos a separarnos durante los días que dure el campamento, qué mejor opción que asegurarnos que durante ese tiempo van a estar con personas que conozcan su patología y les enseñen a manejarla de la mejor forma posible.

Esto hará que las actividades y la alimentación durante estos días sean tenidas especialmente en cuenta, para que contribuyan a mantener su diabetes a raya. Y por supuesto, que mantengan la adherencia al tratamiento con insulina y tomen consciencia de su importancia.

Su mezcla entre proyecto formativo y entretenimiento cumple con la doble función de hacerles disfrutar con sus nuevos amigos, y a la vez ayudarles en la transición, a la que llegarán tarde o temprano, de pasar del control familiar a la total independencia en la gestión de su diabetes.

En Soluciones para la Diabetes estamos muy a favor de estas iniciativas, que han demostrado que pueden ser tan divertidas como didácticas para los más pequeños.

Referencias:

Compartir artículo

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.