El yoga, un gran aliado de la diabetes

Un ritmo de vida ajetreado puede pasar factura como trastornos alimenticios o estrés. Este último es muy importante mantenerlo bajo control, ya que puede provocar alteraciones de sueño, baja concentración y esto puede tener un efecto negativo en las personas con diabetes, debido a que se pueden ver afectados los niveles de glucosa en la sangre.

Sabemos que cuando se padece de diabetes, se debe llevar un control del ritmo de vida, un especial cuidado de lo que comemos, revisiones médicas, controles de glucosa y también llevar una vida activa. Esto también puede suponer un estrés para las personas con diabetes, ya que el autocontrol es fundamental para evitar complicaciones derivadas de una mala gestión.

Por este motivo, hoy traemos una actividad física que cada vez cuenta con más adeptos y que, además, ofrece múltiples beneficios tanto a nivel físico como mental: el yoga.

Como siempre decimos, es importante hablar con un especialista sobre las actividades físicas que mejor convengan a una persona con diabetes.

Los beneficios del yoga

Entre las opciones para mantener el cuerpo en óptimas condiciones de salud está la práctica de Yoga, que como decíamos va más allá de ser una simple actividad física. Se basa en la búsqueda de la armonía interna, salud y bienestar del cuerpo; con la combinación de estos 3 elementos es posible lograr reducir el estrés.

Una de las grandes ventajas que ofrece la práctica de yoga es que puede ser realizada por cualquier persona sin importar la edad, ya que incluyen diversos movimientos suaves que no requieren de gran esfuerzo.

Los beneficios del yoga provienen de giros, estiramiento y tensión de algunas partes del cuerpo, además de técnicas de respiración adecuadas a cada posición. Con ello se logra mayor irrigación de sangre, y por lo tanto, el suministro de oxígeno a los órganos también aumenta y se logra un mejor proceso metabólico.

La práctica de yoga puede ser beneficiosa para las personas con diabetes más allá de sus efectos antiestrés. Gracias a sus movimientos y posturas se logra reducir los niveles de glucosa, y también combate la hipertensión, cardiopatías (afecciones del corazón), mala circulación sanguínea, obesidad y depresión.

El yoga, un gran aliado de la diabetes.

Llegar a perfeccionar los ejercicios requiere tiempo y esfuerzo. Hemos de tener claro que en las primeras sesiones de yoga no podremos realizar los ejercicios completos, pero poco a poco lograremos posiciones que seguramente nunca en la vida pensabas que podrías realizar.

Dentro del yoga existen diferentes disciplinas. En función de nuestras necesidades, de si quieremos potenciar más nuestra flexibilidad, mejorar nuestra postura, o incluso nuestra fuerza, podremos elegir entre las diferentes variantes que se ofrecen. A continuación os presentamos algunas de ellas:

  • Hatha yoga: Es la versión más común del yoga, en la que la realización de diferentes posturas es su característica básica, unido a mantras y técnicas de meditación.
  • Ashtanga Vinyasa: Esta disciplina está más centrada en la fuerza y la flexibilidad, en la que la respiración es muy importante dejando un poco de lado la relajación y meditación. También se la conoce por «yoga de los guerreros» por su componente más físico.
  • Kundalini: Una combinación de varios elementos de yoga como son las posturas (asanas), respiraciones, mantras y meditación. No es tan físico y las posturas son sencillas, por lo que es ideal para personas que necesitan aprender a relajarse.
  • Bikram: Su principal característica es que se realiza en una sala a una temperatura que ronda los 40º en sesiones de 90 minutos. Su intensidad es elevada, por lo que no es apto para personas que no tengan una buena condición física, que tengan poca flexibilidad y poca fuerza.

Actualmente existen muchos centros que imparten yoga. Si aún no lo tienes muy claro, participa en una clase a ver cómo te sientes, pero recuerda que el objetivo principal es que te sientas bien y te disfrutes de lo que haces.

Recuerda siempre informar a tu médico sobre la actividad deportiva que piensas realizar.

Soluciones para la diabetes proporciona la Guía práctica de actividad física y diabetes, donde se especifica los beneficios que comporta la práctica de ejercicio, recomendaciones para evitar hipoglucemias o cetosis, medidas preventivas antes de realizar deporte, entre muchos otros consejos.

Referencias:

Compartir artículo

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.