La natación, un gran aliado contra la diabetes

El ejercicio físico es una parte fundamental en el control de la glucemia y por extensión, de la diabetes, pero no todos los deportes requieren el mismo nivel de gasto energético.

La natación, un gran aliado de la diabetes

Una excelente opción cuando tratamos de elegir un deporte en función de las necesidades de personas con diabetes son los deportes acuáticos, uno de ellos la natación.

La natación es uno de los deportes más completos, ya que en su práctica se implica el uso de gran cantidad y variedad de músculos de las extremidades inferiores y superiores, del abdomen y de la espalda. Además, al tratarse de un deporte aeróbico, fortalecemos también el corazón y los pulmones. A todo esto hay que sumar que el desgaste en articulaciones se reduce al mínimo, al realizarse en el medio acuático.

Otro efecto positivo al nadar es la temperatura del agua pues favorece la circulación, además es un buen momento para ordenar ideas y hasta hacer un poco de meditación.

Hay que tener siempre en cuenta la opinión de un especialista y que la práctica de cualquier deporte debe de ir acompañada de una dieta equilibrada, la aplicación de insulina y la toma de medicamentos. Uno de los aspectos a tener en cuenta es que el gasto energético en natación es elevado y no es aconsejable hacer sobre-esfuerzos para evitar posibles hipoglucemias. Realizar series cortas de 25 o 50 metros hasta que no tengamos una buena coordinación entre respiración y brazada, nos ayudará a reducir este riesgo.

Aspectos a tener en cuenta para practicar natación

Es aconsejable entrenar en piscinas de 25 metros y nadar por carriles delimitados por corchares. Además, se ha de avisar al socorrista para que nos supervise en el caso que seamos principiantes.

Antes de empezar, debes de tener en cuenta lo siguiente:

  • Revisar los niveles de glucosa (con un medidor de glucosa casero) antes de nadar, en caso de ser menor de 80 mg/dl deberá tomar alguna fuente de carbohidratos antes de iniciar el ejercicio.
  • Alertar a su entrenador o a alguna persona cercana de la posibilidad de que se reduzca el nivel de la glucosa para poder ser auxiliado en caso de que sea grave.
  • Atender los síntomas leves como dolor de cabeza, mareo o visión borrosa. Si es necesario suspender la sesión de ese día y reanudar al día siguiente.
  • Tener especial cuidado de los pies, pues es muy importante prevenir el riesgo que existe de que se produzcan lesiones. Se debe revisar antes y después de nadar con cuidado, en busca de enrojecimientos, cortadas, ampollas u otro tipo de lesiones.

Practicar deporte nos ayudará a sentirnos mejor, evitar trastornos como la depresión o la sensación de cansancio, y nos ayudará también a ganar confianza en nosotros mismos para realizar cualquier actividad en otros ámbitos de la vida diaria.

¡Animaos y láncense al agua!

Soluciones para la diabetes proporciona la Guía práctica de actividad física y diabetes, donde se especifica los beneficios que comporta la práctica de ejercicio, recomendaciones para evitar hipoglucemias o cetosis, medidas preventivas antes de realizar deporte, entre muchos otros consejos.

En la biblioteca de Soluciones para la diabetes puedes encontrar las siguientes guías sobre diabetes en formato PDF descargables.

REFERENCIAS

Compartir artículo

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.