Guía práctica de la insulina

0 / 5 (0 votos)

La insulina es una hormona que segregan las células beta del páncreas, principalmente como respuesta a la presencia de glucosa en sangre y, en menor grado, de otras sustancias contenidas en los alimentos.

La acción de esta hormona es fundamental porque es la que permite que se aprovechen correctamente los alimentos. Es la máxima responsable de que la glucosa (y las proteínas y las grasas) entre dentro de las células de los tejidos periféricos (como el músculo, el hígado, etc.) donde será utilizada.

La insulina es una hormona imprescindible para la vida, por esto, siempre hay una secreción basal que garantiza unos niveles mínimos de la hormona.

Estos niveles de insulina aumentan después de las comidas, para poder aprovechar los alimentos. La cantidad de insulina segregada depende del tipo de comida (cuantos más azúcares comamos, mayor secreción de insulina).

Cuáles son las características y tipos de insulina

Las insulinas disponibles en el mercado suelen clasificarse según la duración de la acción de cada tipo de insulina (acción ultrarápida, rápida, intermedia y prolongada), lo que se denomina “la curva de la insulina”.

El inicio de acción

Es el tiempo que tarda la insulina en llegar al torrente sanguíneo y comenzar a reducir los niveles de glucosa en la sangre.

La acción máxima, o pico de acción

Es el momento en el que la insulina alcanza su potencia máxima, en lo que respecta a la reducción del nivel de glucosa en la sangre.

La duración

Es el tiempo que la insulina mantiene su acción de disminuir la glucosa.

Existen muchos tipos de insulina para diferentes personas, distintas situaciones y estilos de vida.

Tipos de insulinas

Insulinas de acción ultrarrápida (análogos rápidos)

Su efecto se empieza a dar a los 15 o 30 minutos. El pico sobre la 1:30 o 2:00 y su duración es de 3 a 4 horas.

Insulinas de acción rápida (regular)

A los 30 minutos comienza su efecto. Entre la segunda y la cuarta hora se da su pico y su efecto dura entre 6 y 7 horas.

inyección de insulinaInsulinas de acción intermedia (NPH)

Tarda entre 1 o 2 horas en hacer efecto y alcanza su pico máximo entre las 6 y 8 horas. Tiene una duración de entre 12 a 16 horas.

Insulinas de acción lenta (análogos basales)

El efecto empieza igual que en las insulinas de acción intermedia y no tiene pico máximo. Su duración está entre las 20 y las 24 horas.

Insulinas mixtas (Mezclas de insulinas con distintas proporciones)

La curva de acción dependerá de la proporción de rápidabasal de cada mezcla. La duración está entre 10 y 16 horas.

Insulinas de acción ultralenta (insulina degludec) o Insulinas de acción prolongada

Tienen un efecto de estabilización de entre 2 y 3 días.  No tienen pico de acción y su duración se estima por encima de las 42 horas.

La insulina no puede administrarse por vía oral porqué se destruiría en el tubo digestivo. Así pues, debe administrarse a través de una inyección, habitualmente por vía subcutánea.

Es posible administrar un solo tipo de insulina o varias inyecciones según las necesidades de cada persona. La insulina destinada a cubrir las necesidades constantes suele denominarse “insulina basal”, mientras que la insulina inyectada para reducir los picos de hiperglucemia se denomina “bolo”.

Es muy importante ajustar bien las dosis y el tipo de insulina con la ingesta de alimentos y la práctica de ejercicio, para evitar hipoglucemia y otras descompensaciones.

Cómo debe conservarse la insulina

La pluma (o el vial) que se esté utilizando en ese momento debe guardarse a temperatura ambiente, porque la inyección de insulina, cuando está fría puede ser más dolorosa de lo habitual.

La insulina a temperatura ambiente dura aproximadamente un mes. Sin embargo, el resto de plumas (o viales) de la caja deben guardarse en el frigorífico, pero nunca en el congelador.

Evitar guardar la insulina en lugares con temperaturas extremas. Asegurarse de verificar la fecha de caducidad y de que tenga el aspecto normal antes de ser administrada.

Cuáles son los dispositivos de administración de insulina

Jeringuillas

Las jeringas con aguja subcutánea (SC) son desechables y se utilizan una sola vez. Se cargan a partir de un frasco de insulina. Su uso ha quedado reducido a medios hospitalarios y a casos muy concretos.

Plumas de insulina

Son dispositivos del tamaño de un bolígrafo que vienen precargados y sirven para varias dosis. Permiten seleccionar la dosis que se administra cada vez. Prácticamente, es el único dispositivo utilizado actualmente por su gran comodidad.

Bombas de insulina

En casos especiales, se pueden utilizar estos pequeños aparatos que administran insulina de forma continuada. Constan de dos partes:

  • El infusor es un microordenador que se programa para administrar insulina de forma continuada las 24 horas del día y bolos (cantidades extras), según el tipo de comida que se acaba de ingerir.
  • El catéter de conexión es un tubo muy fino de plástico que conecta la bomba con el tejido subcutáneo. Al final de este catéter se encuentra una cánula de plástico localizada debajo de la piel, donde se deposita la insulina administrada por la bomba.

Este método requiere una instrucción y un aprendizaje muy importantes, por lo que su indicación es para casos muy concretos.

Dónde debe inyectarse la insulinadonde inyectar la insulina

La insulina debe inyectarse en el tejido subcutáneo, es decir, por debajo de la piel y por encima del músculo.

Debe inyectarse en el tejido subcutáneo, es decir, por debajo de la piel y por encima del músculo.

Zonas donde se puede administrar de mayor a menor rapidez de absorción son:

  1. Abdomen
  2. Brazos
  3. Muslos
  4. Nalgas

Por tanto, si se busca que la insulina actúe lo más rápidamente posible, el mejor lugar para inyectar es el tejido subcutáneo del abdomen.

Cómo inyectarse correctamente la insulina

  1. Lavarse las manos con agua y jabón.
  2. Ajustar la dosis a administrar
  3. Esperar 10 segundos antes de retirar la aguja.
  4. Inyectar la insulina por vía subcutánea. La aguja debe introducirse con un ángulo de 45º o de 90º respecto al plano de la piel. Con agujas más largas, se recomienda pellizcar previamente la piel.
  5.  Quitar la aguja.
  6. Presionar con algodón limpio sin frotar

Y recordad que si queréis saber más sobre la insulina podéis descargar nuestra guía práctica de la insulina en formato PDF de forma gratuita desde aquí

guías prácticas sobre la diabetes

Esta entrada fue publicada en Consejos para la Diabetes tipo 1, Tu eres el protagonista and tagged , . Guarda este enlace.