Medición de glucosa capilar vs medición de glucosa en líquido intersticial

La medición de glucosa capilar presenta algunas diferencias a la forma de medir la glucosa en líquido intersticial, que es característica de los sistemas de monitorización continua.

MCG vs glucosa capilar

Los sensores de glucosa de los sistemas de Monitores Continuos de Glucosa (MCG) permiten medir la glucosa en el líquido intersticial en oposición a los Medidores de Glucosa convencionales que miden la glucosa en sangre capilar.

El líquido intersticial es el que ocupa los espacios entre las células de los tejidos. Es un filtrado del plasma sanguíneo proveniente de los capilares. Su contenido es casi igual al plasma. Contiene aminoácidos, azúcares, ácidos grasos, coenzimas, hormonas, neurotransmisores, sales minerales y productos de desecho de las células.

La composición de este fluido depende de los intercambios entre las células en el tejido y la sangre. Esto significa que el líquido intersticial tiene diferente composición en diferentes tejidos y en diferentes partes del cuerpo.

Hay diferencias entre la glucosa del líquido intersticial y la glucosa en sangre. Se suele decir que hay un retardo de unos 5-10 minutos, ya sea al alza o a la baja

La glucosa en sangre y tejido no necesariamente tiene el mismo valor. Generalmente cuando el nivel de glucosa en sangre se encuentra mantenido durante mucho tiempo, los niveles de la glucosa en sangre y en líquido intersticial se equilibran y coinciden. Sin embargo, cuando hay rápidas fluctuaciones en la glucosa sanguínea (tanto por aumento como por descenso) las diferencias entre sangre y tejido se acentúan y por tanto dichas mediciones tienden a diferir en mayor grado. Eso no indica que un medidor de glucosa intersticial sea inexacto respecto al medidor de glucosa capilar, sino que cada uno mide una cosa distinta.

¿Hay diferencias entre la glucosa intersticial que miden los MCG de la glucosa capilar?

Puede haber diferencias y NO necesariamente tiene el mismo valor.

Cuando el nivel de glucosa en sangre se encuentra estable durante un tiempo, los niveles de la glucosa en ambos líquidos se equilibran y coinciden. Pero como la composición del líquido intersticial depende de los intercambios entre las células en el tejido y la sangre, cuando hay fluctuaciones de glucosa en sangre, existe un retardo de la intersticial respecto a la capilar de unos 5-10 minutos.

Además, existen situaciones de mayor inestabilidad en las mediciones de glucemia intersticial (periodo postprandial, ejercicio, primeras horas de uso del sensor, valores extremos tanto hipo como hiper, etc.) que pueden llevar a un cálculo de dosis de insulina erróneo, por lo que antes de tomar una decisión sería conveniente realizar una determinación de glucosa capilar.

MEDIDOR DE GLUCOSA CAPILAR: 

Para realizar esta medición necesitamos una muestra de sangre muy pequeña. Una gota es suficiente para tener en 5 segundos una cifra expresada en milimoles o en miligramos sobre decilitro.

La glucosa que ingerimos en forma de carbohidratos primero llega a nuestro torrente sanguíneo y de ahí pasará a aquel líquido que rodea a nuestras células o que se encuentra entre nuestras células (líquido intersticial). Esta glucosa es la que se mide con un medidor de glucosa capilar.

VENTAJAS:

  • Su utilización es muy sencilla

DESVENTAJAS

  • Es una fotografía de un pequeño capítulo de una historia completa
  • No hay gráficos ni información a menos que se instale la aplicación

MEDIDOR CONTINUO DE GLUCOSA (MCG):

Estos son dispositivos que miden glucosa en líquido intersticial (entre las células). Ofrecen una gran ventaja al aportar una lectura continua de los valores de glucosa. Al mismo tiempo informan de tendencias hacia arriba o hacia abajo de la glucosa. Las flechas de tendencia aportan una información excepcional para el manejo de la diabetes y facilitan mucho la toma de decisiones con la consecuente mejora de la calidad de vida que ello implica.

De alguna manera los sistemas de monitorización cambian el sentido del manejo de la diabetes que pasa de estar basado en cifras a estar basado en tendencias.

Otra ventaja importante la constituyen las alarmas que permiten avisar a la persona cuando el nivel de glucosa se aproxima a un determinado límite. Esta función puede por ejemplo despertar a una persona durante la noche en el caso de que la glucemia captada por el sensor llegue al límite previamente configurado y ayudar de esta manera a la prevención de la hipoglucemia nocturna, especialmente la grave.

Como conclusión, las tendencias en el tiempo en las concentraciones de glucosa pueden ser más informativas que las estimaciones puntuales únicas infrecuentes usando dispositivos convencionales, incluso si estas últimas son más precisas desde un punto de vista analítico.

 

Montserrat Barbany

Montserrat Barbany

Licenciada en Medicina por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), tiene un Máster en Nutrición y Bromatología por la Universidad de Barcelona (UB), además dispone de un Curso de Postgrado en Nutrición en La Universidad de Barcelona.

Más información

Compartir artículo

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.