La inteligencia artificial aplicada al control de la diabetes

La inteligencia artificial cada vez tiene más aplicaciones, especialmente dentro del sector médico. Gracias a ella, los pacientes pueden mejorar el control y gestión de la diabetes y otras enfermedades crónicas.

Inteligencia artificial aplicada a la diabetes

En los últimos meses, es probable que hayamos escuchado con mucha frecuencia el concepto “inteligencia artificial” aplicado a proyectos o gadgets de uso habitual: smartphones, televisores, o aplicaciones para móviles y ordenadores entre otros.

Esta tecnología ha llegado para quedarse, y esto es debido a que tiene un sinfín de posibilidades y puede aplicarse a diferentes tecnologías para facilitar tanto aspectos del día a día como profesionales. En el caso que nos ocupa, nos interesa ver las posibilidades que la inteligencia artificial tiene dentro del campo de la medicina, y más concretamente en sus posibles aplicaciones en el control y gestión de la diabetes.

¿Qué es la inteligencia artificial?

Existen muchas definiciones sobre lo que es la inteligencia artificial (IA a partir de ahora), algunas de ellas en función del objetivo para el cual una IA ha sido creada. Lo que más comúnmente se entiende por IA es la habilidad de una máquina o programa de llevar a cabo tareas que normalmente requieren de inteligencia humana.

Dentro de lo que sería una inteligencia artificial, podemos encontrarnos dos tipos: fuertes y débiles. Las IA fuertes son aquellas capaces de igualar e incluso superar la inteligencia humana, y en la actualidad es más una meta o una hipótesis que una realidad.

Inteligencia artificial fuerte y débil

Las IA débiles serían aquellas que son capaces de realizar tareas estrechas o simples. Este tipo es bastante habitual hoy en día. Un ejemplo son los asistentes en móviles tipo Siri o Bixby, que responden a nuestras peticiones ofreciéndonos soluciones u obedeciendo órdenes sencillas: abrir determinada aplicación, realizar una llamada o buscar algo en un buscador de internet.

La inteligencia artificial está en constante evolución, y ya ha dado paso a nuevas funciones como el Machine Learning o el Deep Learning, sistemas que no se limitan a obedecer o realizar tareas sencillas, sino que aprenden y evolucionan en función de los datos que van obteniendo para minimizar su margen de error.

Inteligencia Artificial y diabetes

¿Qué podría aportar un sistema que pudiera aprender de nuestros hábitos, consumo de alimentos, actividad física y tratamiento al control de la diabetes? La diabetes ya requiere que el paciente lleve un control bastante exhaustivo de ciertos aspectos de nuestro día a día como los que comentamos, y aún así, no siempre obtenemos los mismo resultados cuando hacemos una medición de glucosa.

Las soluciones de IA para el control de la diabetes están enfocadas en resolver este tipo de problemas mediante el aprendizaje de ciertos patrones y situaciones. El principal objetivo es el de realizar predicciones en tiempo real, pudiendo ajustar el tratamiento al máximo posible en función de todos los factores posibles y aprendiendo de los datos que obtiene de nuestros dispositivos.

De esta forma, la inteligencia artificial podría establecer la cantidad de insulina necesaria en un momento determinado y tras realizar acciones determinadas con una precisión mayor a la nuestra. Otras aplicaciones nos permitirían saber con cierta antelación nuestro nivel de glucosa, en función de la actividad que vayamos a realizar o de los alimentos que vayamos a ingerir, para poder prever una hipoglucemia, por ejemplo.

Ésto, que puede sonar a ciencia ficción, ya cuenta con varios proyectos en marcha y supondría una evolución enorme para el manejo de la diabetes y el empoderamiento del paciente.

En Soluciones para la Diabetes estamos deseando ver qué posibilidades ofrecen las tecnologías basadas en el aprendizaje de datos y cómo podríamos sacar provecho de ellas para mantener la diabetes a raya.

REFERENCIAS:

Compartir artículo

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.