Cómo mantenerse positivo con diabetes

Actitud positiva frente a la diabetes

La diabetes es para muchas personas algo que les acompañará durante toda la vida mientras no exista una cura. Aunque con el paso del tiempo la gestión de la diabetes ha mejorado muchísimo, y disponemos de muchas y variadas herramientas para facilitar nuestro día a día, no siempre es fácil lidiar con algunas situaciones.

Nuestra actitud a la hora de afrontar estas situaciones es muy importante. Por eso, hoy nos gustaría hablar sobre algunas formas de mantenernos positivos en esas momentos en los que podemos sentirnos un poco abrumados o decaídos.

La actitud no cura, pero ayuda mucho

Somos conscientes de que lo principal ante la diabetes es mantener la adherencia al tratamiento, llevar un estilo de vida saludable que incluya una dieta adecuada y hacer ejercicio de forma habitual, y por supuesto seguir las recomendaciones de los profesionales médicos.

Sin embargo, la diabetes implica mucha autogestión y para esto la actitud sí que es muy importante. Estar motivados y ser positivos nos ayudará a cumplir con los objetivos de control de la diabetes, y por lo tanto a evitar posibles complicaciones derivadas de la diabetes.

Cuidado con lo que dices

El lenguaje es un arma muy poderosa, por eso la forma en que nos referimos a ciertas cosas puede hacer que las veamos de forma diferente a lo que son. En Soluciones para la Diabetes, por ejemplo, decidimos hace tiempo dejar de referirnos como «diabéticos» a las personas con diabetes.

La diabetes no debería definir a la persona, y esto sucede de la misma forma en otras situaciones en las que en función de lo que digamos y cómo lo digamos puede afectarnos.

Saca partido a tus fortalezas

Cada persona es diferente, y cada persona tiene puntos fuertes que puede explotar para mejorar la gestión de la diabetes. ¿Eres una persona organizada? ¿Estás siempre de buen humor? ¿Te gusta ayudar a los demás? Sea cual sea tu fortaleza, intenta aprovecharla para manejar esas situaciones diarias que pueden ser un poco tediosas.

Invierte tiempo en ti

Es imposible estar contento y motivado si no hacemos de vez en cuando algo por y para nosotros mismos. Eso no implica que tengamos que hacerlo solos, pero sí que implica sacar tiempo de vez en cuando para hacer algo que nos guste y nos ayude a estar motivados.

La diversión y el entretenimiento son necesarios para desconectar de todo aquello que no nos gusta tanto y que nos estresa, y la diabetes puede ser a veces estresantes.

Objetivos realistas y a corto plazo

Marcarse objetivos es positivo, pero no lo es tanto si los objetivos que nos proponemos son inalcanzables o demasiado lejanos. Los objetivos a corto plazo nos ayudan a llevar un mejor control de la situación, y también a darnos un empujón anímico al ver como cada poco tiempo vamos cumpliendo.

Déjate ayudar

No es necesario hacerlo todo solos, y no es malo pedir ayuda de vez en cuando. De hecho, saber que tenemos gente a nuestro alrededor dispuesta a echarnos una mano es positivo y reconfortante. Es difícil estar siempre animado y de humor, así que si estás en un momento un poco bajo, ¿por qué no hablas con alguien? Verás como te sientes mejor.

Prepárate para algún contratiempo

Porque llegarán, tarde o temprano. Algún día puede que no consigas estar en rango a pesar de haber controlado la dieta, hecho ejercicio, y haber seguido la pauta de insulina adecuada para ese momento concreto. ¿Y qué? no pasa nada, no te desanimes. Seguramente te ocurra otra vez, y a pesar del esfuerzo no lo consigas.

Ten por seguro que no ocurrirá siempre así, y que puede ser solo algo puntual.


Estamos seguros de que no te estamos descubriendo nada que quizás no supieras ya, pero quizás te estemos recordando que la actitud positiva es una herramienta poderosa y muy útil para gestionar la diabetes.

Recuerda también que muchas asociaciones de pacientes y centros médicos también disponen de profesionales especializados en el aspecto psicológico de la diabetes que pueden ayudarte en determinadas situaciones, porque como comentábamos anteriormente no nos ha de saber mal pedir ayuda si creemos que la necesitamos.

 

Referencias:

Compartir artículo

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.