¿Cómo afectan los influencers a las personas con diabetes?

Los influencers pueden aportar beneficios o no, en función de su conocimiento y de si son especialistas en el campo del que hablan

Redes sociales en salud

Internet ha ido cambiando poco a poco la forma en que nos relacionamos, pensamos, nos expresamos e incluso nos informamos. Aunque siempre ha habido figuras de autoridad y prestigio, con capacidad para emitir opiniones fiables o al menos con ciento fundamento, no siempre era fácil llegar a ellas ni a sus mensajes o su contenido.

Las redes sociales llegaron hace años para ir cambiando esto, hasta el punto de haber hecho accesible el mensaje de cualquiera que esté dispuesto a compartirlo. Y esto es positivo, siempre y cuando el mensaje sea correcto y esté fundamentado (sobre todo si es sobre temas médicos o relacionados con la ciencia), pero desafortunadamente no siempre es así.

Hoy nos gustaría hablar sobre la influencia (nunca mejor dicho), que tienen los influencers sobre sus seguidores, sobre el impacto positivo o negativo que pueden ejercer, y sobre el peligro de las opiniones emitidas por personas que no saben realmente de lo que hablan.

Influencers, ¿afectan a tu salud?

En la introducción de este artículo hablábamos sobre la facilidad que tenemos actualmente para tener cualquier tipo de información a nuestro alcance. Esto, que debería interpretarse siempre como algo positivo y necesario, y que democratiza el conocimiento hasta límites insospechados, también tiene una parte negativa.

Las figuras de autoridad y prestigio siguen existiendo, especialmente en ámbitos como la salud, la ciencia o la tecnología; sin embargo, esta democratización también da voz a personas que no tienen el suficiente conocimiento como para emitir opiniones que deban tenerse en cuenta. ¿El problema? Que esto no siempre queda claro.

Cuando un influencer tiene una gran masa de seguidores debería cuidar mucho el mensaje, especialmente cuando emite opiniones sobre temas controvertidos relacionados con la salud. Dietas milagro, entrenamientos rocambolescos, técnicas de belleza nocivas o poco recomendables, tratamientos médicos con productos no adecuados o que no están avalados por ningún estudio… No entraremos en ejemplos para no dar publicidad, pero es un tema que ya se ha tratado anteriormente en otros medios.

Seguir consejos basados en opiniones sin fundamento siempre es peligroso, pero si lo hacemos en aspectos relacionados con la salud, corremos un riesgo elevado de empeorar nuestra situación. Además, contribuimos a seguir esparciendo información falsa o sin contrastar, haciendo que otros puedan cometer el mismo error.

Influencers de salud sí, PERO…

En Soluciones para la Diabetes estamos a favor de la mejora en el conocimiento de ciertos aspectos de la salud y la medicina, aunque como siempre recordamos ni nosotros ni nadie puede sustituir NUNCA el diagnóstico o tratamiento de un profesional de la medicina.

Aun así, existen personas que por su formación y conocimiento, son capaces de emitir opiniones válidas, contrastadas y de utilidad, capaces de generar visibilidad y aumentar la concienciación y conocimiento de algunas patologías, como nosotros mismos hemos destacado en este artículo.

La labor de algunos profesionales médicos, que además de su propio trabajo, dedican tiempo y esfuerzo en ser activos en la red, beneficia a todos los usuarios. Ellos comparten su conocimiento con nosotros, consiguen que aprendamos, y el efecto beneficia a todo el mundo porque cuantos más fake news, mitos y falsas creencias seamos capaces de derribar, más informada estará la sociedad como conjunto.

La diabetes no se libra de esta desinformación o de la falta de conocimiento general, y esto puede verse incrementado por ideas o prácticas que tienen poco o nada que ver con la evidencia científica. Por eso recientemente hemos destacado la importancia de contar con un Día Mundial de la Diabetes, de la misma forma que ocurre con otras enfermedades o hechos que merecen más visibilidad, y gracias a los cuáles

Lo más importante, como nunca nos cansaremos de repetir, es hacer caso a lo que los profesionales de la salud nos recomienden, de forma ajustada a nuestro caso concreto. Es también importante saber reconocer qué personas, o cuentas en redes sociales, o instituciones y sociedades, son capaces de emitir opiniones fiables y contrastadas.

En definitiva, los influencers han llegado para quedarse y son una evolución lógica de los prescriptores de toda la vida, con la diferencia de que es muy fácil confundir a aquellos que realmente saben de lo que hablan de los que no y que su alcance es enorme y prácticamente inmediato. Nuestro consejo es que ante alguna recomendación dudosa, busquéis fuentes médicas que respalden esas afirmaciones. Hemos de ser prudentes y no jugar con nuestra salud.

Compartir artículo

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.