Trastornos alimenticios y diabetes

Las personas con diabetes son más propensas a padecer trastorno de conducta alimentaria, dificultando su control.

Trastornos de la conducta alimentaria y diabetes

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) son trastornos psicológicos que influyen en la relación de las personas con los alimentos, en cómo pensamos sobre la comida y en el efecto que puede tener en nuestro aspecto físico y mental. Estos trastornos hacen que tengamos conductas anormales a la hora de alimentarnos, y pueden suponer un grave problema de salud.

Este tipo de trastornos son peligrosos tanto a nivel físico como psicológico, ya que además del impacto sobre nuestro organismo, hace que aparezcan sentimientos como culpa, vergüenza o angustia, y que están relacionados con su aspecto, con la cantidad de comida ingerida, o con su actitud hacia esta.

Existen varios tipos de TCA:

  • Trastorno por atracón: Este tipo de trastorno hace que la persona que lo padece coma compulsivamente, incluso una vez se siente saciada. Tras un atracón, además del malestar físico por una ingesta excesiva, podemos sentir culpa o vergüenza por no haber controlado este impulso. Las personas con trastorno por atracón puede incrementar mucho su peso, corriendo el riesgo de padecer sobrepeso u obesidad.
  • Bulimia nerviosa: Aunque también pueden tener periodos de atracones, la bulimia  nerviosa causa en la persona que lo padece la necesidad de purgarse tras ingerir  alimentos, ya sea mediante vómitos provocados, laxantes u otros sistemas como el ayuno o el exceso de ejercicio.
  • Anorexia nerviosa: La anorexia nerviosa causa la necesidad de evitar coger peso, independientemente del peso que tenga la persona. Evitan comer o comen muy poco, aunque estén extremadamente delgadas. Es la más rara pero a la vez el más peligroso de todos los TCA.
  • Diabulimia: Este trastorno está directamente relacionado con la diabetes. Con el objetivo de perder peso, las personas insulinodependientes dejan de inyectarse insulina. Hablamos sobre la diabulimia en profundidad en este artículo.

¿Cómo afectan los TCA a la diabetes?

Además de la bulimia, que ya hemos visto que consta en prescindir del tratamiento propio de las personas insulinodependientes (mayoritariamente mujeres con diabetes tipo 1), los trastornos de la conducta alimentaria también pueden afectar a la diabetes varias formas.  Algunos estudios afirman que es más probable que mujeres y adolescentes con diabetes tipo 1 tienen mayor predisposición a desarrollar conductas de riesgo en referencia a la alimentación, demostrando la relación entre las dos.

Como siempre decimos, la alimentación es uno de los pilares fundamentales para mantener la diabetes bajo control junto con la actividad física y el tratamiento. Cualquier aspecto que modifique, altere o haga que nuestra dieta se vea afectada, influirá directamente en nuestros objetivos de control. Como la diabetes y los TCA implican controlar nuestro peso, nuestro estado físico y nuestra alimentación, a menudo se utiliza la diabetes como forma de justificar u ocultar el trastorno.

Los cambios bruscos en la alimentación dificultan el control de la diabetes, especialmente si se omite el tratamiento con insulina. Hay que tener en cuenta que este tipo de trastornos tienen además mayor incidencia en adolescentes, etapa en la que puede complicarse el control de la diabetes por varios motivos, por lo que supondría una complicación añadida.

Además de los factores genéticos, hay otros como los psicológicos (perfeccionismo, necesidad de control, ansiedad…), los emocionales (baja autoestima), o los demográficos (los jóvenes son más propensos a este tipo de trastornos), que merecen nuestra atención.

Es importante estar atentos por si apreciamos cambios en la conducta de la persona con diabetes en referencia a la comida, y también en su pauta de insulina. Ante la posibilidad de poder padecer un TCA, es vital acudir a un profesional médico para que evalúe el caso de forma particular e individualizada, y que cuente con ayuda psicológica.

En Soluciones para la Diabetes somos conscientes de la importancia de mantener una relación sana y estable con la alimentación, y ante la mínima sospecha hemos de buscar ayuda para evitar que podamos sufrir daños mayores.

Referencias:

Compartir artículo

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.