El pie diabético: Prevención y tratamiento

La prevalencia de la diabetes tipo 1 en España se sitúa entre el 0,2 y el 0,3%, esto representa entre un 10 y un 15% del total de las personas con diabetes, y la incidencia máxima de la enfermedad la encontramos en la edad de 13-14 años.

El pie diabético: Prevención y tratamiento

Las complicaciones microvasculares y macrovasculares derivadas de la diabetes tipo 1 dependen en gran parte del grado de control metabólico de la enfermedad, siendo fundamental una asistencia sanitaria multidisciplinaria y de calidad.

El pie diabético

Una de las complicaciones más recurrentes a las que se han de enfrentar las personas con diabetes es el trastorno conocido como pie diabético.

Se caracteriza por lesiones o úlceras en los pies provocados principalmente por la Neuropatía periférica (alteración de la función de los nervios periféricos) y los problemas de circulación sanguínea en las extremidades inferiores.

Prevención

Las estrategias de prevención de complicaciones del pie diabético incluyen el diagnóstico precoz y la clasificación del riesgo. Para prevenir su aparición y una posible complicación, es imprescindible visitar a un médico especialista de forma periódica y revisarse a sí mismo todos los días.

Para realizar una inspección diaria ha de inspeccionarse, a los lados, las plantas de los pies, los talones y entre los dedos. Busque:

  • Piel seca y cuarteada.
  • Ampollas o úlceras.
  • Hematomas o cortaduras.
  • Enrojecimiento, calor o sensibilidad.
  • Puntos firmes o duros.

Recomendamos esta infografía en la que se muestran los principales puntos a tener en cuenta para el cuidado diario de los pies:

Fuente de la infografia: vivecondiabetes.com
Fuente de la infografía: vivecondiabetes.com

Tratamiento

El tratamiento del pie diabético requiere un enfoque multidisciplinar, que incluya un control adecuado de la glucemia, la dieta, la práctica de deporte de forma habitual.

La valoración por parte del médico del estado de las extremidades inferiores en cuanto a circulación sanguínea, el control y tratamiento de infecciones y los cuidados de posibles heridas en piernas y pies.

Con estas estrategias preventivas se consigue mantener los pies sanos, evitando complicaciones que pueden llegar a ser muy peligrosas, hasta el punto de la amputación.

Un punto clave en la prevención de este trastorno es la educación de la persona con diabetes y de sus familiares más cercanos. Es indispensable la auto-inspección, el control de temperatura en el pie, la higiene (deben lavarse cada día sin un exceso de agua), el uso de calzado adecuado o plantillas para el alivio de la presión, y el buen control general de la diabetes.

La patología del pie en personas con diabetes, constituye la causa no traumática más frecuente de amputación de miembros inferiores. Por lo tanto, se ha de realizar una visita anual obligatoria al médico especialista.

Para más información sobre el pie diabético consulta este folleto informativo.

Referencias:

Compartir artículo

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.