Afectación renal
Atención al cliente: 900 301 334
logo

La nefropatía diabética es una complicación crónica de la diabetes mellitus que se caracteriza por cambios en la función de los riñones que pueden conducir a distintos grados de insuficiencia renal.

¿Por qué se produce?

La elevación importante de la glucosa en sangre da lugar a modificaciones en la función renal, inicialmente reversibles. A lo  largo de los años este aumento puede dar lugar a lesiones definitivas. Este proceso se acelera en personas hipertensas y/o fumadoras. Otros factores que influyen en la evolución son las infecciones en la orina y la predisposición genética.

Los síntomas de la insuficiencia renal sólo aparecen en fases avanzadas y no pueden ser detectados inicialmente por el paciente. El análisis rutinario de la microalbuminuria permite el diagnóstico precoz y la intervención terapéutica si se precisa.

¿Por qué se produce?

Nefropatía incipiente puede ser tratada de forma altamente eficaz mediante:
El mantenimiento de valores de glucemia tan próximos a la normalidad como sea posible.

La reducción de las proteínas animales de la dieta (carnes, pescado, huevos...) sin disminuir el aporte de energía, lo que se consigue aumentando la cantidad de hidratos de carbono y/o aceite.

La reducción de las proteínas animales de la dieta (carnes, pescado, huevos...) sin disminuir el aporte de energía, lo que se consigue aumentando la cantidad de hidratos de carbono y/o aceite.

El abandono del hábito tabáquico.

La reducción de peso si existe obesidad, pero evitando el adelgazamiento rápido.

La corrección de otros factores de riesgo cardiovascular como la elevación del colesterol o las alteraciones de la coagulación.

El tratamiento sistemático de cualquier infección urinaria.

Insuficiencia renal avanzada.

Si la insuficiencia  renal avanza y la situación se agrava, aparecen síntomas de malestar fundamentalmente a consecuencia de la anemia, de la hipertensión y de la urea alta.

En los análisis se detectan alteraciones como la elevación de la creatinina, del potasio, del ácido úrico, etc. Antes de llegar a esta situación, es decir cuando la creatinina empieza a elevarse, es fundamental la adopción de medidas terapéuticas específicas indicadas por el nefrólogo.

En fases aún más avanzadas, el paciente con insuficiencia renal precisará tratamiento de diálisis y/o trasplante renal.

La diálisis consiste en sustituir la función depuradora que los riñones han perdido.


Puede ser:

Hemodiálisis (sesiones de 4-6 horas  cada una cada 2-3 días en el hospital o centros médicos apropiados)

Diálisis peritoneal  (sesiones diarias domiciliarias durante la noche).

La diálisis disminuye los síntomas de la insuficiencia renal y es compatible con una vida razonablemente activa.

Siempre que sea posible, se procede al trasplante renal,  con el que se obtiene una rehabilitación más  completa.

 

Recuerde que

La afectación renal por la diabetes es una complicación potencialmente grave. Su aparición depende, entre otros factores, del tiempo de evolución de la enfermedad y del nivel de la glucosa en sangre. La detección precoz  y la adopción del tratamiento apropiado,  pueden detener la evolución. En último término, la diálisis y el trasplante garantizan que actualmente se pueda sobrevivir a esta enfermedad.

Artículos más populares

Los contenidos de esta sección han sido extraídos de los folletos realizados por el Grupo de Estudio de Educación Terapéutica de la  SED (Sociedad Española Diabetes) y el DESG (Diabetes Education Study Group)

Avda. Maresme , 120 08918 - Badalona (BCN)
Atención al cliente: 900 301 334