Control preconcepcional, Embarazo, Parto y Lactancia
Atención al cliente: 900 301 334
logo
Control preconcepcional

El embarazo debe planificarse. El buen control de la glucosa (hemoglobina glicosilada menor de 7%) en  la concepción y primeras semanas de la gestación asegura que el riesgo de malformaciones congénitas no sea superior al de la población general.

Los abortos no son más frecuentes si el control glucémico es bueno.

Un control glucémico óptimo requiere aprender a manejar el tratamiento en la vida cotidiana (alimentación, ejercicio e insulina). Es imprescindible la medición frecuente y diaria de la glucemia capilar.

En mujeres con diabetes (tipo 1, tipo 2) no es aconsejable el embarazo hasta conseguir el objetivo de control.

Embarazo

Durante el embarazo es necesario un ajuste continuo de la pauta de insulina. En las primeras semanas la glucosa tiende a bajar y las necesidades de insulina pueden ser menores. A partir de la mitad del embarazo las necesidades de insulina aumentan. La alimentación debe adaptarse a las necesidades del embarazo.

La hiperglucemia favorece el exceso de peso en el feto (macrosomía) que puede dificultar el parto y ocasionar hipoglucemia en el recién nacido. Cuanto mejor sea el control glucémico menor riesgo de complicaciones.

Si  la embarazada ya tiene complicaciones crónicas de la diabetes (retinopatía, nefropatía) pueden empeorar transitoriamente durante la gestación, pero no se modifica la evolución a largo plazo. Un buen control preconcepcional ayuda a prevenir la progresión de estas complicaciones durante el embarazo.

Parto

Lo habitual es que el parto sea normal, (no siempre es  cesárea) y se puede utilizar la anestesia epidural.

En el parto la glucemia será controlada por el equipo sanitario con la insulina en sueros.

El bebé requerirá inicialmente vigilancia pediátrica para asegurar que no aparece hipoglucemia ni otras complicaciones transitorias (ictericia, poliglobulia, hipocalcemia, etc.).

Lactancia

La diabetes no es ningún problema para iniciar una lactancia precoz (en las primeras seis horas de vida).

La lactancia precoz estimula las hormonas productoras de la leche.

La lactancia materna conlleva importantes beneficios para la madre y para el hijo, contribuye a estrechar el vínculo materno-filial.

Después del parto, el buen control de la glucosa materna asegura que la lactancia se produzca con éxito. Los cambios hormonales tras el parto pueden hacer que se necesite incluso menos insulina que antes del embarazo.

Las hipoglucemias en la madre no tienen porqué ser más frecuentes durante las tomas.

En este periodo la presencia de hipoglucemias no debe justificarse por las sesiones de lactancia, sino por un inadecuado ajuste del tratamiento.

El cuidado del bebé no ha hecho más que empezar, así que su nacimiento no debe ser una excusa para descuidar el control de la diabetes. Es aconsejable consultar con el profesional qué método anticonceptivo utilizar y desde cuándo.

La colaboración entre la madre y el equipo sanitario es la mejor garantía para conseguir embarazos sin riesgos.

 

Enlaces destacados

Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria

Grupo de Diabetes de la Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria

El objetivo es informar sobre diabetes basándose en la evidencia existente para dar información clara y fiel a pacientes, de tal forma que exista una información concreta, clara y fácil de encontrar para resolver cualquier duda en cualquier momento.

Recomendaciones: diabetes gestacional
La Diabetes Gestacional (DG) se define como “aquella intolerancia hidrocarbonada de intensidad variable que se inicia o reconoce por vez primera durante el embarazo”

Artículos más populares

Los contenidos de esta sección han sido extraídos de los folletos realizados por el Grupo de Estudio de Educación Terapéutica de la  SED (Sociedad Española Diabetes) y el DESG (Diabetes Education Study Group)

Avda. Maresme , 120 08918 - Badalona (BCN)
Atención al cliente: 900 301 334